Inicio > Columnas de opinión > Miradas calladas

Miradas calladas


©/2 Antonio Miguel Nogués Pedregal (2001)
Publicado en Diario de C√°diz, jueves 1 de noviembre de 2001

No ten√≠a calculado cu√°ndo cumpl√≠a mi compromiso quincenal con este peri√≥dico. Hasta que rele√≠ lo que ten√≠a escrito no me d√≠ cuenta de que me tocaba la columna de hoy. Entonces supe que carec√≠a de sentido lo que ten√≠a preparado. Y como en breve la cosa p√ļblica de este pueblo no iba a cambiar, pues decid√≠ posponerlo. As√≠ que amonton√© la columna con el resto de mis papeles, agarr√© la pantalla del ordenador y so√Ī√© que escrib√≠a. Ten√≠a que iniciar noviembre, un mes tan insulso y vac√≠o, como lleno de pasiones, llantos y miradas calladas. De hecho, siempre lo hemos pensado de rodillas ante do√Īa In√©s y una tumba.

DSC05684 (800x600)Noviembre comienza de forma misteriosa, extra√Īa. Entra jugando con la muerte, ret√°ndola a recordarse de una manera que nos inquieta. Quiz√°s por eso ech√© mano de una peque√Īa joya de libro que adquir√≠ en alg√ļn lugar sin importancia. Rele√≠ algunos p√°rrafos, y me detuve ante una peque√Īa frase que conoc√≠a de memoria pero que no hab√≠a practicado tanto como habr√≠a sido deseable. La frase dec√≠a as√≠, ‚Äúsi tenemos dos orejas y una boca es para que escuchemos el doble de lo que hablamos.‚ÄĚ Sabio y sencillo. Sea por eso que es una buena idea escribir en esta columna cada dos semanas. Seis d√≠as para escuchar, seis para callar, uno para reflexionar sobre lo callado, y otro para escribir. Quiz√°s sirva para esto noviembre. Un mes para callar. Y un mes para que nos hablen los que s√≥lo nos miran.

¬ŅQu√© demonios tiene noviembre que solo se acompasa de higos, nueces y casta√Īas? Es el tiempo. ¬ŅQu√© ciego recogimiento preparan en su sequedad? Es la tierra. No s√© que pensar√°n ustedes, pero a mi me parece que este mes es como un gui√Īo al futuro. Ahogado el verano y el oto√Īo sereno, s√≥lo preparamos el silencio almendrado de diciembre y nos alejamos.

Hoy es ‚Äúto‚Äô santos‚ÄĚ. ¬°Felicidades a todos! Hoy es el d√≠a de los que estamos. Y ma√Īana el de los que faltan. ¬°Ay B√©cquer! ¬°qu√© solos se quedan los muertos!

¬©/2 es el s√≠mbolo de la Ley de compartici√≥n de la propiedad intelectual que establece en su art√≠culo primero y √ļnico que: “La producci√≥n intelectual nace con el prop√≥sito de ser compartida y, en consecuencia, puede ser reproducida por cualquier medio siempre que el usufructuario asegure la correcta utilizaci√≥n de la misma, no la comercialice, y mencione su procedencia y autor√≠a”.


Domingo, 1 de noviembre de 2015