Amnesia


©/2 Antonio Miguel Nogués Pedregal (2003)
Publicado en Diario de C√°diz, jueves 15 de mayo de 2003

Ordenando mi escritorio y porqué no decirlo, releyendo alguno de mis antiguos escritos para ver si alimentaba esta nueva forma de comunicar que es un blog, me he encontrado con esta columna de 2003. Desgraciadamente no veo que haya perdido actualidad. Comenzaba así:

Amnesia

Dec√≠a Bertrand Russell que ‚Äúel problema que aqueja al mundo es que los necios y los fan√°ticos siempre est√°n seguros de s√≠ mismos, mientras que los sabios siempre est√°n llenos de dudas‚ÄĚ.

IMG_3979 (598x800)En esta columna me gustar√≠a plantear el discurso electoral como una forma de olvido, y la duda cr√≠tica como una posible alternativa. Arranco con la idea, compartida por muchos, que en tiempo electoral los ciudadanos nos convertimos en pol√≠ticos, y los pol√≠ticos en simples candidatos. As√≠, mientras un buen pol√≠tico act√ļa desde el conocimiento de los hechos, de lo ocurrido, desde ese poso que deja lo pasado, el candito habla desde la improvisaci√≥n. Es decir, frente a la honesta preocupaci√≥n social y pol√≠tica del ciudadano forjada en la duda y la cr√≠tica, el candidato y su equipo dise√Īan un programa que se limita a detener el tiempo. Sus propuestas se inventan, no recuerdan; cubren la desgana y fomentan el olvido. Son propuestas no de presente, sino de futuro. Pero de un futuro ut√≥pico que, al no tener ra√≠ces, queda fuera del lugar donde ocurre lo cotidiano.

Con sus discursos los candidatos impiden el silencio. Un silencio que, todos sabemos, nos permite pensar el libertad. S√≥lo en silencio se puede pensar en libertad. Y los discursos electorales con su exceso de palabras provocan ruido. Un ruido que niega la reflexi√≥n, y es esta falta de reflexi√≥n la que provoca el olvido, porque para recordar hacen falta los momentos de l√ļcida sensatez que s√≥lo nos proporciona el silencio. S√≥lo en silencio se puede recordar.

Ante esto la duda cr√≠tica se me presenta como la √ļnica alternativa a la amnesia que se genera en elecciones. O√≠r los cruces de promesa, percibir los aspectos teatrales de los m√≠tines, sentir que las im√°genes matan las ideas, recordar para evitar que sus mensajes ahogen lo que hicieron y no hicieron, y concluir que sus palabras siempre olvidan su pasado. En esto consiste la duda cr√≠tica. En saber que los candidatos no mienten, sino que provocan amnesia. Y las gentes como los sabios dudan pero no olvidan.

¬©/2 es el s√≠mbolo de la Ley de compartici√≥n de la propiedad intelectual que establece en su art√≠culo primero y √ļnico que: “La producci√≥n intelectual nace con el prop√≥sito de ser compartida y, en consecuencia, puede ser reproducida por cualquier medio siempre que el usufructuario asegure la correcta utilizaci√≥n de la misma, no la comercialice, y mencione su procedencia y autor√≠a”.


Lunes, 30 de noviembre de 2015