Sobre mí

AM Nogués-Pedregal

Dr. Antonio Miguel Nogués Pedregal

Cuando el invierno de 1963 tocaba a su fin, mi madre me pari√≥ en nuestra peque√Īa casa de una barriada de maestros nacionales en El Puerto de Santa Mar√≠a (C√°diz). Mi carrera musical como bater√≠a y guitarrista acab√≥ pronto y, solo hasta hace un par de a√Īos, he podido aprender a tocar un poco el piano y a leer las partituras.

De este retorno a la m√ļsica y del Premio al Talento Docente que me concedieron en noviembre de 2014 es de lo que estoy m√°s orgulloso de haber logrado en estos √ļltimos tiempos. Antes mi vena art√≠stica (en cierto modo la docencia es como el arte del teatro) la satisfac√≠a viajando, escribiendo en la edici√≥n local de un peri√≥dico provincial, prestando atenci√≥n a cada palabra y tomando, revelando y positivando en mi propio laboratorio dom√©stico muchas fotograf√≠as. Sin embargo es la docencia lo que siempre hab√≠a llamado mi atenci√≥n; por eso me siento un privilegiado al poder ejercerla con tanta libertad y por eso disfruto tant√≠simo con mi trabajo. Mi pedagog√≠a ha sido bastante cl√°sica… extremadamente cl√°sica dir√≠a yo. La revista UMH Sapiens y el Blog del Master de Antropolog√≠a Social Pr√°ctica del que soy profesor, publicaron unas entrevistas que resumen bastante bien c√≥mo abordo mi tarea docente.

Sobre mi formaci√≥n acad√©mica me gusta decir que tras estudiar desde p√°rvulos hasta COU en el Colegio de los Jesuitas de El Puerto, curs√© tres a√Īos en el Colegio Universitario de Filosof√≠a y Letras de C√°diz –frente a la Caleta– y dos de especialidad en la Facultad de Geograf√≠a e Historia de Sevilla –m√°s conocida como La F√°brica de Tabacos. As√≠ puedo referir que estudi√© lat√≠n, historia, geograf√≠a, literatura, arte, filosof√≠a, etnohistoria y antropolog√≠a, y que me di cuenta de que necesitaba gafas entre los legajos del archivo hist√≥rico de C√°diz mientras hacia un trabajo de moderna. Esta formaci√≥n cl√°sica (de ah√≠ que prefiera el nombre latino de Universitas Miguel Hern√°ndez) y mi particular teor√≠a del conocimiento han hecho que hoy no me encuentre c√≥modo bajo la etiqueta de ninguna disciplina cient√≠fica y declare mi insumisi√≥n a la ideolog√≠a que las fundamenta, que haga militancia y escriba contra este modelo de √°reas de conocimiento que las ha transformado en cortijos acad√©micos que monopolizan el conocimiento y que lastran el sistema universitario de ciencia espa√Īol. Pienso que las fronteras disciplinarias solo sirven para buscar refugio en la complicidad de los colegas y ocultar la mediocridad de los resultados. Y adem√°s considero que la antropolog√≠a social no es ninguna disciplina cient√≠fica y que afortunadamente no sirve para nada… de lo que sirven las cosas que sirven en la actualidad. En este sentido lo m√°s que puedo afirmar es que la antropolog√≠a social es una manera, como cualquiera otra, de contaminar el pensamiento. Me opongo a cualquier planteamiento esencialista de la realidad y rechazo la desolaci√≥n te√≥rica en la que nos ha sumido aquel posmodernismo que profes√© cuando a finales de los ochenta anduve realizando un master en el Departamento de Antropolog√≠a de la Universidad de Northwestern. Ufff… por todo esto, cuando me preguntan que a qu√© me dedico respondo: soy maestro, maestro de sociales.

Mi posici√≥n sobre el papel del conocimiento y, por extensi√≥n, sobre el papel de la universidad, se resume en este s√≠mbolo que me invent√© una tarde charlando con un amigo y que utilizo con frecuencia ¬©/2. Es el s√≠mbolo de la Ley de Compartici√≥n de la Propiedad Intelectual que establece en su art√≠culo primero y √ļnico que: “La producci√≥n intelectual nace con el prop√≥sito de ser compartida y, en consecuencia, puede ser reproducida por cualquier medio siempre que el usufructuario asegure la correcta utilizaci√≥n de la misma, no la comercialice, y mencione su procedencia y autor√≠a“. Por cierto, sobre esta cuesti√≥n de la funci√≥n y situaci√≥n de la universidad espa√Īola, s√≠ he escrito algo que me gustar√≠a publicar pronto. De momento solo puedo decir que el texto La libertad de c√°tedra universitaria en el actual orden de palabras y cosas. De la imposible entente entre ‚Äėel que ense√Īa‚Äô, ‚Äėlo que se debe ense√Īar‚Äô y ‚Äėlo que se querr√≠a ense√Īar‚Äô fue galardonado con el II Premio Jos√© Lled√≥ y Ant√≥n sobre Libertad y Autonom√≠a universitaria (2014) que concede la Oficina del Defensor Universitario de la Universitas Miguel Hern√°ndez. Ver reportaje en UMH-TV

En el ámbito de la investigación he mantenido una línea bastante homogénea en torno al estudio de todo lo que ocurre en los contextos turísticos, y que se resume muy bien en el nombre del grupo de investigación que coordino: Cultura, turismo y (cooperación al) desarrollo РCULTURDES. En la actualidad nos estamos moviendo hacia temáticas más propias de la neuroantropología y estamos trabajando, de manera transdisciplinar, sobre la construcción de sentido y significado, la memoria y la relación cultura-cerebro.

En el plano metodol√≥gico sigo a Pierre Bourdieu y reivindico la necesidad de oponer el rigor metodol√≥gico a la ilusi√≥n del saber inmediato, tan caracter√≠stico del frenes√≠ informativo que hoy hegemoniza. Creo que la acci√≥n honesta ¬°¬°y no la b√ļsqueda de la verdad o la objetividad!! debe ser el principal valor de aquellos que decimos que pensamos desde las humanidades y las ciencias sociales. Y lo pienso as√≠ porque considero que la honestidad en la investigaci√≥n es el principal escudo y argumento que nos queda frente a la violencia simb√≥lica que hoy se ejerce sobre la universidad espa√Īola e internacional y su producci√≥n cient√≠fica. En cualquier caso, si en la docencia lo fundamental es el respeto al estudiante y en la investigaci√≥n la honestidad, frente a toda la presi√≥n que el actual capitalismo acad√©mico ejerce sobre nosotros debemos repetirnos continuamente que ‘cualquiera publica cualquier cosa’.

Esta √ļltima frase, de la que es autor mi maestro y amigo el profesor Antonio Mandly, antrop√≥logo social, junto a la de “El movimiento se demuestra andando” (Di√≥genes de Sinope, fil√≥sofo) y “Si hay que ir se va… pero ir pa n√° es tonter√≠a” (Jos√© Mota, humorista), son algunas de las que suelo repetirme durante mis muchos momentos de duda.

Mi correo electrónico es amnogues[arroba]umh[punto]es


Viernes, 26 de febrero de 2016