Archivo

Archivo para la categoría ‘Columnas de opinión’ XML Feed

Olvidando la endogamia universitaria y defendiendo el consenso


©/2 Antonio Miguel Nogués Pedregal (2016)
Publicado en Eurogaceta, lunes 22 de febrero de 2016

IMG_0630 (800x598)En alguna ocasión he publicado breves análisis sobre la situación de la universidad pública española y siempre he puesto de manifiesto que la universidad necesita urgentemente un cambio drástico que, por supuesto, debe ser de raíz.

Desde mi experiencia como profesor el problema del sistema universitario público español no deviene solamente –como se insiste una y otra vez desde interesados posicionamientos ideológicos—en un sistema de reclutamiento endogámico y en la funcionarización de una parte del profesorado, sino en nuestra incapacidad para encontrar alguna fórmula sensata (porque tabula rasa no es una opción) que nos permita desandar el camino recorrido.

Leer más…


Lunes, 22 de febrero de 2016 Comments off

Recetario


©/2 Antonio Miguel Nogués Pedregal (2003)
Publicado en Diario de Cádiz, jueves 24 de junio de 2004

Acabo de volver de una visita académica a Málaga en la que, además de aprender de los colegas de las universidades de Málaga y Granada, he tenido la ocasión de pasar una noche con Carmen y Antonio, y otear el Mediterráneo desde su preciosa casa sobre el cerro. De nuevo me ha recordado aquella columna que escribí hace años a raíz de la anécdota de un buen amigo mío inglés. Hoy la he buscado y aquí se la dejo ilustrada con una de las muchas fotografías que tomamos durante el trabajo de campo para aquel Atlas Etnográfico con el que tanto disfrutamos. Decía así:

Recetario

Todos estamos de acuerdo en que la mejor forma de disfrutar de un país, una región o una ciudad, pueblo o villa, es deleitarse con las “comidas y caldos de la tierra”. Peculiar denominación en la que refugiamos nuestra ignorancia culinaria cuando, visitando lugares extraños, solicitamos con forzada autosuficiencia el condumio más típico regado con el mejor vino de la comarca. No en vano, es el estómago lo primero que se resiente (además del bolsillo) en la mayoría de nuestros viajes.

Salmorejo

Aunque no quiero hablar del aspecto turístico de la gastronomía, sino sobre cómo ésta nos identifica como miembros de un grupo cultural distintivo. Con esto no me refiero a que aquí se fría el pescado con mejor harina (y por tanto sea más crujiente, sabroso y apetitoso) que en Málaga o Bermeo, o que a lo que en Alicante llaman caracoles para nosotros sean cabrillas, y que a los chícharos (¡con lo claro que se ve que son chícharos!) el resto del mundo los llame guisantes. No, tampoco me refiero a esto cuando digo que la gastronomía nos distingue culturalmente. Yo me vengo a referir al recetario con el que (de verdad) nos manejamos en la cocina, y no a los que se recogen en libros tipo “la cocina de la abuela”, “la mesa de la tía maría” o “las recetas de la alacena”.

Siempre me acuerdo de la fácil receta que me contó mi madre cuando me independicé: pon “dos puñaitos” de garbanzos a remojar, cuece un “ratito” un “manojito” de espinacas con una “mijinina” de sal, un “chorrito” de aceite para el “refrito”, lo majas con un “poquito” de pan frito (que sea de “pan de pan”), una “pizquita” de pimentón, le echas “su” sal y una “chispita” de comino. ¿Cómo se traduce eso en un libro que se llame “el recetario andaluz de Lola” para que lo pueda cocinar cualquier zamorano? ¿Cuánto es una mijinina, un poquito, una chispita, un chorrito o un ratito? Sin embargo, seguro que muchos lectores pueden seguir al pie de la letra (y sin más indicaciones) la receta. Yo reconoceré que como se me olvidó “remojá” los garbanzos, terminé comiéndome una tortilla de patatas. Por cierto, un amigo inglés quiere saber cuántos gramos de patata, de sal, y decilitros de aceite hay que poner por cada huevo que se emplee para hacer una tortilla. ¡Y yo qué sé, joé!

©/2 es el símbolo de la Ley de compartición de la propiedad intelectual que establece en su artículo primero y único que: “La producción intelectual nace con el propósito de ser compartida y, en consecuencia, puede ser reproducida por cualquier medio siempre que el usufructuario asegure la correcta utilización de la misma, no la comercialice, y mencione su procedencia y autoría”.


Domingo, 24 de enero de 2016 Comments off

Amnesia


©/2 Antonio Miguel Nogués Pedregal (2003)
Publicado en Diario de Cádiz, jueves 15 de mayo de 2003

Ordenando mi escritorio y porqué no decirlo, releyendo alguno de mis antiguos escritos para ver si alimentaba esta nueva forma de comunicar que es un blog, me he encontrado con esta columna de 2003. Desgraciadamente no veo que haya perdido actualidad. Comenzaba así:

Amnesia

Decía Bertrand Russell que “el problema que aqueja al mundo es que los necios y los fanáticos siempre están seguros de sí mismos, mientras que los sabios siempre están llenos de dudas”.

IMG_3979 (598x800)En esta columna me gustaría plantear el discurso electoral como una forma de olvido, y la duda crítica como una posible alternativa. Arranco con la idea, compartida por muchos, que en tiempo electoral los ciudadanos nos convertimos en políticos, y los políticos en simples candidatos. Así, mientras un buen político actúa desde el conocimiento de los hechos, de lo ocurrido, desde ese poso que deja lo pasado, el candito habla desde la improvisación. Es decir, frente a la honesta preocupación social y política del ciudadano forjada en la duda y la crítica, el candidato y su equipo diseñan un programa que se limita a detener el tiempo. Sus propuestas se inventan, no recuerdan; cubren la desgana y fomentan el olvido. Son propuestas no de presente, sino de futuro. Pero de un futuro utópico que, al no tener raíces, queda fuera del lugar donde ocurre lo cotidiano.

Con sus discursos los candidatos impiden el silencio. Un silencio que, todos sabemos, nos permite pensar el libertad. Sólo en silencio se puede pensar en libertad. Y los discursos electorales con su exceso de palabras provocan ruido. Un ruido que niega la reflexión, y es esta falta de reflexión la que provoca el olvido, porque para recordar hacen falta los momentos de lúcida sensatez que sólo nos proporciona el silencio. Sólo en silencio se puede recordar.

Ante esto la duda crítica se me presenta como la única alternativa a la amnesia que se genera en elecciones. Oír los cruces de promesa, percibir los aspectos teatrales de los mítines, sentir que las imágenes matan las ideas, recordar para evitar que sus mensajes ahogen lo que hicieron y no hicieron, y concluir que sus palabras siempre olvidan su pasado. En esto consiste la duda crítica. En saber que los candidatos no mienten, sino que provocan amnesia. Y las gentes como los sabios dudan pero no olvidan.

©/2 es el símbolo de la Ley de compartición de la propiedad intelectual que establece en su artículo primero y único que: “La producción intelectual nace con el propósito de ser compartida y, en consecuencia, puede ser reproducida por cualquier medio siempre que el usufructuario asegure la correcta utilización de la misma, no la comercialice, y mencione su procedencia y autoría”.


Lunes, 30 de noviembre de 2015 Comments off

La amoralidad de la derecha española


misa-franco-2015

Captura de pantalla de la noticia en eldiario.es

Por algún motivo que no alcanzo a comprender no me lo creía. Un amigo me ha tenido que enviar el enlace de vídeo para que lo comprobase. Sí, efectivamente, allí estaban brazo en alto cantando el Cara al Sol a la salida de la misa de difuntos por los cuarenta años de la muerte del dictador Franco en una céntrica iglesia madrileña. Es noche cerrada y apenas se ven los rostros de los congregantes, pero por el tono de sus voces y el fervor de sus gargantas, está claro que son jóvenes. Lo he escuchado con atención y he podido sentir que un frío estremecedor me recorría y erizaba la piel.

Son cientos de miles las razones por las que ese tipo de manifestaciones públicas no deberían de producirse en España. Pero ¡ay! todas esas razones permanecen enterradas en las cunetas gracias a la complicidad ideológica de los políticos del PP y también ¡cuánto lo lamento!, por la desvergüenza de Ciudadanos que se niega a despiojar los espacios públicos. El otro día en un programa de televisión, Albert Rivera se preguntaba dónde poner a cero el cronómetro para saber hasta dónde debemos repensar la historia.

- Pobre hijo mío –le diría yo– ¡vaya pregunta más insensata que me haces, y qué atrevida es la ignorancia!
– Pues es muy sencillo, hijo mío, pero que muy sencillo. El cronómetro siempre, siempre, siempre, se debe poner a cero en el momento en que la moralidad deja de ser tal. Eso es todo. Así de simple.

El problema de la relación de estos ‘camisas nuevas’ (Ciudadanos) y de los ‘camisas viejas’ (PP) con la Dictadura de Franco no es ni mucho menos, una cuestión historiográfica. ¡Ojala fuese solo eso! El problema es un problema moral y no historiográfico: el problema es la naturaleza amoral de la relación de estos dos partidos con la historia de España y de la que beben sus planteamientos ideológicos; una amoralidad que extienden cada día a la impunidad con la que tratan las fechorías de sus partidarios y las argucias infantiles con las que eluden sus responsabilidades. El problema, el verdadero y aterrador problema, nuestra gran y puta tragedia es que ni Albert, ni Mariano, ni sus votantes, ni los sacerdotes que arengan desde sus púlpitos a los enardecidos que brazo en alto gritan por la salvación de la patria, saben cuándo la moralidad dejó de ser tal en España.


Sábado, 21 de noviembre de 2015 Comments off

Muerte


©/2 Antonio Miguel Nogués Pedregal (2004)
Publicado en Diario de Cádiz, jueves 18 de marzo de 2004

Días después de los asesinatos de Madrid aquel 11 de marzo y cuando encontré fuerzas para escribir, salió publicada esta columna. Siento que tantos años y tantos miles de muertos después no haya perdido su vigencia.

Muerte

Resulta extraña la muerte. A la vez tan cercana y próxima como lejana y ajena. Una constante silenciosa envuelta en el paño de la verdad porque es en ella, en la muerte, donde encontramos sentido a la vida. Su fin. Su finalidad. Su razón de existir. La muerte es la absoluta presencia que se vive en su ausencia total. La muerte. Tantas veces pintadas y tantas pensada es distante en sus límites y eterna en su contenido. Solemne y completa. La muerte nos devuelve (por fin) al principio del tiempo. Muerte perpetua.

IMG_3987

Es esa ausente presencia la que nos conmueve cuando estalla y rompe el tiempo deteniéndolo para siempre. Sangre explotada que marca el ritmo del nuevo tiempo marcado por la confusión guerrera, por la segura traición a la naturaleza humana, por la consumación buscada de un fin para la historia. Muerte inocente que ha recuperado para el tren su sentido último de viaje y, sobre todo, muerte brutal enterrada por el odio y la ira. Muertos y tullidos para siempre. Temor ante lo eterno de un miembro cercenado. Minusvalía amputada en el cuerpo y en el alma. Dolor inmenso, amplio y silente ante los muertos que pasan manifestando la verdad. Llanto y desgarro.

Impotencia absoluta esta del terror que yerra en su maldita indiscriminación. Cargen, apunten, fuego. Bombas de racimo que nos recaen de nuevo, aquí y allá, otra vez más, a todos los que estamos debajo de los aviones. Siempre igual, muerte pública en su transporte, nada selectiva en su mira. Rojo sangre que encala, esta vez, nuestra memoria gualda. Muertos con nombres anónimos para muchos. Muertos inocentes de culpa oculta; de culpas personales y de jugosos secretos; culpas sexuadas y secretos libidinosos; juegos de licor y ardores; guiños, traiciones, engaños y amores; pasiones ocultas en el secreter del siempre recuerdo de los vivos. Bendita humanidad culpable sólo de su humanidad.

Por esto maldigo la indiscriminación y no a la muerte llamada. Maldita indiscriminación, maldita tú también, muerte, cuando eres así pensada. Malditos los que te invocaron y malditos los que te trajeron. Por esto maldigo la mentira, la hipocresía y la prepotencia; y juro que mis letras no sólo harán leña del árbol caído sino astillas, y con éstas una pira funeraria donde ardan en el eterno rechazo, la arrogancia, la soberbia y el mesianismo de los gobernantes.

©/2 es el símbolo de la Ley de compartición de la propiedad intelectual que establece en su artículo primero y único que: “La producción intelectual nace con el propósito de ser compartida y, en consecuencia, puede ser reproducida por cualquier medio siempre que el usufructuario asegure la correcta utilización de la misma, no la comercialice, y mencione su procedencia y autoría”.


Sábado, 14 de noviembre de 2015 Comments off

Miradas calladas


©/2 Antonio Miguel Nogués Pedregal (2001)
Publicado en Diario de Cádiz, jueves 1 de noviembre de 2001

No tenía calculado cuándo cumplía mi compromiso quincenal con este periódico. Hasta que releí lo que tenía escrito no me dí cuenta de que me tocaba la columna de hoy. Entonces supe que carecía de sentido lo que tenía preparado. Y como en breve la cosa pública de este pueblo no iba a cambiar, pues decidí posponerlo. Así que amontoné la columna con el resto de mis papeles, agarré la pantalla del ordenador y soñé que escribía. Tenía que iniciar noviembre, un mes tan insulso y vacío, como lleno de pasiones, llantos y miradas calladas. De hecho, siempre lo hemos pensado de rodillas ante doña Inés y una tumba.

DSC05684 (800x600)Noviembre comienza de forma misteriosa, extraña. Entra jugando con la muerte, retándola a recordarse de una manera que nos inquieta. Quizás por eso eché mano de una pequeña joya de libro que adquirí en algún lugar sin importancia. Releí algunos párrafos, y me detuve ante una pequeña frase que conocía de memoria pero que no había practicado tanto como habría sido deseable. La frase decía así, “si tenemos dos orejas y una boca es para que escuchemos el doble de lo que hablamos.” Sabio y sencillo. Sea por eso que es una buena idea escribir en esta columna cada dos semanas. Seis días para escuchar, seis para callar, uno para reflexionar sobre lo callado, y otro para escribir. Quizás sirva para esto noviembre. Un mes para callar. Y un mes para que nos hablen los que sólo nos miran.

¿Qué demonios tiene noviembre que solo se acompasa de higos, nueces y castañas? Es el tiempo. ¿Qué ciego recogimiento preparan en su sequedad? Es la tierra. No sé que pensarán ustedes, pero a mi me parece que este mes es como un guiño al futuro. Ahogado el verano y el otoño sereno, sólo preparamos el silencio almendrado de diciembre y nos alejamos.

Hoy es “to’ santos”. ¡Felicidades a todos! Hoy es el día de los que estamos. Y mañana el de los que faltan. ¡Ay Bécquer! ¡qué solos se quedan los muertos!

©/2 es el símbolo de la Ley de compartición de la propiedad intelectual que establece en su artículo primero y único que: “La producción intelectual nace con el propósito de ser compartida y, en consecuencia, puede ser reproducida por cualquier medio siempre que el usufructuario asegure la correcta utilización de la misma, no la comercialice, y mencione su procedencia y autoría”.


Categories: Columnas de opinión Tags:

Domingo, 1 de noviembre de 2015 Comments off

Con las manos en la masa


©/2 Antonio Miguel Nogués Pedregal (2015)
Publicado en Información el 9 de septiembre de 2015

La masa no hace, se hace; la masa es objeto, no es sujeto”. Quizás esta haya sido una de las frases que más han influido en cómo entiendo el mundo que me rodea. Todavía sonrío al recordar cómo, entre aquellos trescientos y pico folios que había maquetado primorosamente como parte de mi tesis doctoral, encontré quince o veinte que mi mentor, el profesor Antonio Mandly, había cruzado en rojo y doblado en su esquina superior izquierda, y cómo tras pedirle alguna explicación a tanta sanción, me lo sintetizó con aquella sola frase. Orgulloso de mis capacidades pero convencido de su autoridad intelectual, decidí detenerme a pensar sobre la densidad de su respuesta antes que protestarla. Me llevó algún tiempo comprender la grave extensión de su contenido. Leer más…


Miércoles, 9 de septiembre de 2015 Comments off

El compromiso social de la universidad pública


©/2 Antonio Miguel Nogués Pedregal (2015)
Publicado en Información el 1 de abril de 2015

En el momento que escribo estas líneas (domingo), los medios de comunicación de la UMH (noticias y TV) son los únicos que, de manera incomprensible, no han recogido la huelga que afecta a las cafeterías del campus de Elche. Tampoco las concentraciones del jueves 26 y viernes 27 han sido un éxito de convocatoria, pese a los correos enviados desde el Comité de Empresa y los cuatro sindicatos con representación laboral en la UMH. Apenas un par de menciones en las redes sociales y una veintena de personas, entre las que resultaba espeluznante el misérrimo número de clientes de la cafetería (es decir, de profesores, personal administrativo y estudiantes), dan muestra de la escasa importancia que en la UMH le damos a un conflicto laboral que afecta a trabajadores que llevan 14 años entre nosotros. ¿Podría esto indicar algo de la situación de la universidad pública española en general y de la UMH en particular? Leer más…


Miércoles, 1 de abril de 2015 Comments off

Podemos simplificar pero no debemos


©/2 Antonio Miguel Nogués Pedregal (2015)
Publicado en Información el 6 de marzo de 2015

No suelo prodigarme en cuestiones de actualidad política tanto como quisiera pero, con tantas elecciones en tantos órdenes de mi vida, lo cierto es que cada día me resulta más difícil no hacerlo.

Hoy me he lanzado a escribir algunas líneas porque veo –no sin pena– que un proyecto político ilusionante como me resultaba el de Podemos, se despeña por el barranco de la altivez y la prepotencia. Quizás esto sea así porque, para afrontar una batalla electoral tan larga como esta, hay que tener esa clase de solidez que solo la madurez intelectual y política proporcionan. O quizás sea porque, simplemente, Balandier tenía razón cuando habló del advenimiento de la política como espectáculo y simulación, y el «paralogismo de la casta» ha tenido el recorrido que podía tener. Leer más…


Categories: Columnas de opinión Tags:

Viernes, 6 de marzo de 2015 Comments off

Acerca de la reforma universitaria


©/2 Antonio Miguel Nogués Pedregal (2013)
Publicado en Información el 3 de octubre de 2013

Hace un par de días, la lectura en el Huffington Post de una columna titulada ‘La universidad española y lo malo conocido’, me animó a escribir el siguiente comentario sobre la situación de la universidad española y su necesaria reforma:

Es cierto que debemos reformar, de manera radical -esto es, desde las raíces-, la universidad española. Es cierto también que no quedamos bien clasificados según los criterios hegemonizados ni, probablemente, según ningún otro tipo de criterio que pudiéramos encontrar. Es cierto también que el nepotismo en la universidad, como en otras tantísimas esferas de la sociedad española en la que el “capital social” (o sea, a quien conoces) tiene tanta relevancia, ha lastrado (ya no tanto) durante muchos decenios la formación de plantillas universitarias competitivas, al igual que ocurre en otras tantas esferas del tejido productivo español con mucho más presupuesto que la universidad (Bankia, Invercaria, o incluso en la empresa familiar). Es cierto también que la multiplicación de centros universitarios no se ha realizado, precisamente, con demasiada sensatez y que podríamos aprovechar mejor -de manera más eficaz-, los recursos financieros y de infraestructuras de las que disponemos ahora. Todo esto es cierto pero -y entiéndame-, es lo que hay; este es el punto irrenunciable del que partimos ya que la tabula rasa no puede ser una opción. Leer más…


Martes, 27 de agosto de 2013 Comments off