Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Derecha’ XML Feed

La amoralidad de la derecha espa√Īola


misa-franco-2015

Captura de pantalla de la noticia en eldiario.es

Por alg√ļn motivo que no alcanzo a comprender no me lo cre√≠a. Un amigo me ha tenido que enviar el enlace de v√≠deo para que lo comprobase. S√≠, efectivamente, all√≠ estaban brazo en alto cantando el Cara al Sol a la salida de la misa de difuntos por los cuarenta a√Īos de la muerte del dictador Franco en una c√©ntrica iglesia madrile√Īa. Es noche cerrada y apenas se ven los rostros de los congregantes, pero por el tono de sus voces y el fervor de sus gargantas, est√° claro que son j√≥venes. Lo he escuchado con atenci√≥n y he podido sentir que un fr√≠o estremecedor me recorr√≠a y erizaba la piel.

Son cientos de miles las razones por las que ese tipo de manifestaciones p√ļblicas no deber√≠an de producirse en Espa√Īa. Pero ¬°ay! todas esas razones permanecen enterradas en las cunetas gracias a la complicidad ideol√≥gica de los pol√≠ticos del PP y tambi√©n ¬°cu√°nto lo lamento!, por la desverg√ľenza de Ciudadanos que se niega a despiojar los espacios p√ļblicos. El otro d√≠a en un programa de televisi√≥n, Albert Rivera se preguntaba d√≥nde poner a cero el cron√≥metro para saber hasta d√≥nde debemos repensar la historia.

- Pobre hijo m√≠o –le dir√≠a yo– ¬°vaya pregunta m√°s insensata que me haces, y qu√© atrevida es la ignorancia!
РPues es muy sencillo, hijo mío, pero que muy sencillo. El cronómetro siempre, siempre, siempre, se debe poner a cero en el momento en que la moralidad deja de ser tal. Eso es todo. Así de simple.

El problema de la relaci√≥n de estos ‚Äėcamisas nuevas‚Äô (Ciudadanos) y de los ‚Äėcamisas viejas‚Äô (PP) con la Dictadura de Franco no es ni mucho menos, una cuesti√≥n historiogr√°fica. ¬°Ojala fuese solo eso! El problema es un problema moral y no historiogr√°fico: el problema es la naturaleza amoral de la relaci√≥n de estos dos partidos con la historia de Espa√Īa y de la que beben sus planteamientos ideol√≥gicos; una amoralidad que extienden cada d√≠a a la impunidad con la que tratan las fechor√≠as de sus partidarios y las argucias infantiles con las que eluden sus responsabilidades. El problema, el verdadero y aterrador problema, nuestra gran y puta tragedia es que ni Albert, ni Mariano, ni sus votantes, ni los sacerdotes que arengan desde sus p√ļlpitos a los enardecidos que brazo en alto gritan por la salvaci√≥n de la patria, saben cu√°ndo la moralidad dej√≥ de ser tal en Espa√Īa.


S√°bado, 21 de noviembre de 2015 Comments off